Saltar al contenido
Cocina y aroma

Bizcocho red velvet o de terciopelo rojo

28 febrero, 2018
Elaboración: 20 min
Cocción: 40 min
Listo en: 1 h

Podemos decir que es la reina del Día de San Valentín, está en todas las mesas de las casas y las tiendas de dulces, el “Bizcocho red velvet o de terciopelo rojo” es la reina de los dulces americanos. Y al igual que la mayoría de los postres estadounidenses, es difícil, encontrar sus orígenes.

Su atractivo, por otro lado, es innegable. Todo el mundo quiere hacer la mejor “Red Velvet” del mundo.

Por eso, vamos a hacer la versión más jugosa y rica de las tartas rojas del sur de américa, empleamos nuestra fórmula probada para un pastel de capas perfecto, lo teñimos de rojo y lo cubrimos con glaseado de queso crema fresco y picante. Eso es todo, y ahí lo tenemos: la mejor receta de “Red Velvet” que hemos probado.

Pero vamos a ver. Si la “Red Velvet” es solo un pastel de chocolate con colorante rojo, ¿cuál es el problema? ¿Por qué se ha convertido en una cuestión de obsesión mundial, inspirando extraños engendros de Starbucks y también cosas que ni siquiera puedes comer, como el jabón, el aceite de fragancias y los pintalabios? La respuesta parece residir en un fenómeno que lo va a explicar a la perfección “Comemos con los ojos”. La personalidad de la cultura pop británica Stefan Gates ha intentado poner a prueba este fenómeno, alimentando a los estudiantes con guisantes, algunos teñidos con colorante para iluminarlos, algunos de Los jóvenes investigadores informaron que los guisantes teñidos eran más frescos y sabrosos. Gates realizó otro experimento en el que ofreció vino blanco, que había sido teñido de rojo. A pesar de sus paladares perfectos, los expertos creían que realmente estaban bebiendo vino tinto, y cuando se reveló la verdad, señalaron que primero fueron entrenados para probar con la vista.

Lo cual es presumiblemente lo que está sucediendo cuando buscamos en una rebanada de tarta de “Red Velvet”, a pesar de saber que es solo pastel de chocolate, y experimentamos un sabor “rojo” distinto, un sabor que amamos. ¿Y sabes qué? No hay nada de malo en eso. Si un poco de colorante ayuda a vender más pasteles PERFECTO¡¡¡

Ingredientes

  • 236 ml de leche entera
  • 14ml de vinagre
  • 170 g de mantequilla
  • 300g de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 chta de extracto de vainilla
  • 218 g de harina
  • 16 g de polvo de hornear
  • 14 g de cacao en polvo
  • colorante rojo

PARA EL GLASEADO

  • 453 g de queso crema
  • 226 g de mantequilla
  • 500 g de azúcar glass
  • 30 ml de Nata
  • 1 chta de extracto de vainilla

Preparación

1

Mezclamos la leche y el vinagre y lo reservar de 5 a 7 minutos para agriar la leche.

2

Mezclamos el azúcar y la mantequilla en pomada, en un recipiente y mezclamos con la batidora o a mano, los dos ingredientes hasta que tengamos un resultado suave.

3

Agregamos los huevos y la vainilla y seguimos batiendo la mezcla por unos minutos más. Echamos la leche agria y mezclamos de nuevo.

4

Mezclamos la harina, el polvo de hornear y el cacao en polvo en un tazón grande. Lo tamizamos, para que no se nos queden grumos, agregamos la harina en la masa anterior, en varias tandas, batiendo después de cada una. Tendremos cuidado de no mezclar demasiado la mezcla; mezclaremos solo hasta que este todo bien integrado. Agregamos el colorante rojo. La cantidad que necesitaremos dependerá del tipo de colorante de alimentos que usemos. El color del alimento en gel tiende a ser más concentrado.

5

En moldes que habremos forrado con papel de horno, vertemos la mezcla, no mas de las 3/4 partes del molde, normalmente serán 3 moldes.

6

Con el horno precalentado a 175ºC, hornearemos entre 40 y 45 minutos, lo tendremos claro, cuando metamos un palo o puntilla, y nos salga limpio y seco.

Desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

PREPARAMOS EL GLASEADO

7

Colocamos el queso crema y la mantequilla en pomada en la batidora, batimos a alta velocidad durante 5 a 7 minutos, raspando los lados del vaso de la batidora con frecuencia, hasta que la mezcla sea esponjosa.

8

Agregamos la nata y el extracto de vainilla. Comenzamos a agregar el azúcar glass, en varias veces.

Batimos el glaseado durante unos 5 minutos, hasta que veamos que esta ligero y aireado.

MONTAJE DE LA RED VELVET

9

Usaremos un cuchillo de sierra para nivelar la parte superior de cada capa.

Extenderemos una cantidad muy generosa de glaseado entre cada capa y en la parte superior.

Adorne la parte superior con migas de pastel o fresas.

Mantendremos la tarta cubierta y refrigerada.

Retiraremos del refrigerador 1/2  hora antes de servir.

 

Si quieres ver mas recetas de bizcochos, puedes verlas Aquí