Saltar al contenido
Cocina y aroma

Churros caseros sin gluten

9 mayo, 2017
Elaboración: 1h 00 min
Cocción: 30 min
Listo en: 1 hr 30 min
HISTORIA:

Se hicieron populares en México y Sudamérica.

El churro tiene una larga historia, que le da a este tentempié un estatus casi místico. No comienza en España, sino en China, donde los mercaderes portugueses degustaron por primera vez el youtiao, tiras de masa frita dorada y salada consumidas tradicionalmente durante el desayuno.

El churro nació cuando los portugueses recrearon este manjar en la Península Ibérica, añadiendo azúcar en lugar de sal e introduciendo su ahora familiar forma de estrella.

En China, youtiao se traduce como “demonio frito en aceite”; este tentempié se servía originalmente en pares, que simbolizaban a Qin Hui, funcionario de la dinastía Song, y a su esposa, los “demonios” responsables del fallecimiento de un respetado general.

En España se perdió esta referencia popular y el churro recibe su nombre de la oveja churra, por el supuesto parecido con sus cuernos.

Fueron los pastores españoles quienes popularizaron este plato. Como trabajaban en terrenos montañosos aislados durante semanas y meses, no tenían acceso a pan fresco y emplearon por tanto la idea del youtiao para crear su propio sucedáneo usando solamente harina, agua, aceite y una hoguera.

Mientras tanto, en los pueblos de España tuvo lugar un intercambio que hizo que el tentempié pasara de ser comida de pastores a convertirse en manjar real.

Mientras los conquistadores llevaban los churros a Sudamérica, traían de allá chocolate y grandes cantidades de azúcar, convirtiendo los sosos palos de masa en una sensación dulce.

Ingredientes

  • 1 vaso de harina sin gluten
  • 1 vaso de agua
  • sal

Preparación

1

Ponemos a hervir agua en una cazuela.

En un bol aparte mezclamos la harina y la sal.

2

Cuando el agua rompa a hervir, vertemos sobre la mezcla de harina y sal y removemos constantemente hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.

Dejamos  reposar la masa unos 5 minutos.

3

Ponemos la masa en una manga pastelera con boquilla rizada

Vamos escudillándola en una sartén cuando el aceite este muy caliente.

4

Servimos la panna cotta con sirope, salsa o coulis de fresa, aqui os dejo una receta de coulies de fresa casera.

Freímos los churros hasta que se doren, los retíramos de la sartén y colócalos sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

OBSERVACIONES: Conviene trabajar la masa estando aun templada, a medida que va enfriando, va espesando y cuesta un poco mas trabajar con ella, si nos pasa eso, añadiremos un poco de liquido y ya será mas manejable.