Menú infantil

Mona de Pascua

Mona de Pascua tradicional

HISTORIA Y ORIGEN DE LA MONA DE PASCUA

Se cree que el origen del nombre de la mona de Pascua, proviene del término árabe ‘munna’, que significa “provisión de la boca”, regalo que hacían los moriscos a sus señores. Sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento.

Es un bollo hecho de harina, huevo, azúcar y sal. Su elaboración requiere que seamos pacientes. Es similar a la masa del roscón de reyes. Simboliza que la cuaresma y con ella sus abstinencias se han acabado.

Se dice que el pueblo con más fama en la fabricación de monas de Pascua se llama Alberique, en la provincia de Valencia. En los pueblos cercanos a la zona se consumen durante todo el año con el nombre de ‘pan quemado’ o ‘toña’. En muchas ocasiones son figuras de serpientes, lagartijas, o la típica mona redonda. La mona tradicional, mantiene los huevos cocidos que en algunos lugares suelen ir pintados de colores, con plumas o incluso con pollitos. En Menorca suelen ir cubiertos de merengue.

Como costumbre se consume durante la hora de la merienda, siendo un gesto típico cascar el huevo en la frente de otra persona, acompañada de la también típica longaniza de Pascua.

«Sabías que… en la mitología egipcia, el huevo simboliza la importancia del Ave Fénix que se quemó en su nido y más tarde volvió a renacer. O en los mitos hindúes se sostiene que el mundo se originó de un huevo.»

La mona de Pascua es típica de las regiones aragonesa, valenciana, catalana, castellano – manchega y de ciertas zonas de la región de Murcia. Aunque se podría decir que es una costumbre que está extendida por todo el mundo. Se dice que pudo nacer en Rusia, allí los monjes ortodoxos mantienen la tradición judía de celebrar la Pascua la primera noche, del primer viernes después de la primera luna de primavera.

Ya a principios del siglo XIX, en Europa, italianos, franceses y alemanes ya empezaron a elaborar huevos a base de chocolate con regalos en su interior como los actuales huevos Kinder.

La novedad se popularizó entre los cristianos rusos y, así, el huevo de Pascua entró a formar parte de una de las costumbres más curiosas de la Semana Santa.

Pero es en España donde se podría decir que más ha arraigado la costumbre. Elaboradas por auténticos maestros pasteleros, que utilizando su imaginación dan vida a creativas y divertidas figuras de chocolate. Hasta el punto de que mayores y pequeños quedamos perplejos al ver esculturas de chocolate tan espectaculares.

Es tradición que o bien los padrinos, o los abuelos, sean los que regalen la Mona a su ahijado/a el Domingo de Pascua después de la misa. Poniendo en ella el mismo número de huevos que años tenga el niño. Realizándose de esa manera hasta su primera comunión o cumplidos los doce años de edad.

Reunirse con la familia o amigos y comer juntos es algo típico. El Lunes Santo para muchos ha terminado siendo el día de la Mona de Pascua.

La mona de pascua es un postre tradicional de semana santa muy apreciado en nuestro país. Se trata de una especie de bizcocho donde se termina con un huevo por encima, luego contaremos el porqué se pone el huevo. Es muy típico de la comunidad valenciana y Murcia, pero actualmente lo tenemos por todo el país.

Este postre de semana santa recuerda mucho al roscón de reyes debido a a que lleva agua de azahar. El agua de azahar se produce destilando la flor de azahar del naranjo. Tiene una gran aroma y se usa en muchísimos postres como el roscón de reyes, la corona de la Almudena o el típico bollo suizo y cómo no, en esta receta de mona de pascua.

Esta receta le debemos de hacer con calma, porque lleva un prefermento y dos levados. Os aconsejo prepararla desde el viernes por la noche para poder hornearla el domingo y poder disfrutarla el domingo de pascua que es cuando se debe de comer (tradicionalmente).

El origen de la mona de pascua está en la gastronomía árabe. La mona de pascua significa mounna que es “provisión a la boca”, este postre lo ofrecían los musulmanes a sus invitados. Tradicionalmente en nuestro país el padrino regala a su ahijado la mona de pascua el domingo de pascua para tomar ese domingo y el lunes de pascua.

¿PORQUE LOS HUEVOS DE PASCUA EN LA MONA DE PASCUA?

Todos sabemos que en cuaresma no se puede comer carne, pues en la edad media tampoco se permitían comer lácteos y huevos, por ello los huevos se pintaban en las casas y cuando pasaba el domingo de pascua se comían, una tradición que seguimos teniendo en la actualidad.

En algunas regiones ya tenemos los huevos de chocolate tradicionales que los hacen de mil maneras en las pastelerías, así como figuras de chocolate de todo tipo.

Este postre es fácil de hacer pero al igual que el roscón, lleva mucho tiempo hacerlo porque tiene varios levados. Sí decides hacer la mona de pascua casera ponte manos a la obra porque tardarás un día y pico entre levado y levado.

DULCES DE SEMANA SANTA

La semana santa es una época muy buena para los amantes de la gastronomía y está repleta de recetas de semana santa. A parte de un clásico potaje de vigilia, tenemos un montón de recetas fáciles de postres de semana santa en esta época, muchas de ellas tradicionales y otras han ido evolucionando con nuevas técnicas. La que vemos es la mona tradicional de pascua.

Comenzamos con el más clásico, las torrijas. Un postre de aprovechamiento que se hace con pan duro y leche con canela, aunque tradicionalmente se empapaban en vino, de ahí la frase de “cogerse una torrija”.

Si entráis en esta pagina “Postres de semana santa” encontrareis postres típicos de estas fechas.

Pre-fermento: 12h : Elaboración: 30 min Cocción: 30 min Listo en: 13h

Ingredientes

(Para el Prefermento) Lo prepararemos el día anterior.

  • 100 gr harina de fuerza
  • 70 ml de agua
  • 15 gr de levadura fresca

(Para la masa)

  • 400 gr. de harina de fuerza
  • 12 gr. de levadura fresca
  • 3 huevos
  • 200 gr. de azúcar blanco
  • 70 gr. de aceite de oliva
  • 1 ralladura de naranja
  • 20 ml. de esencia de azahar
  • 4 gr. de sal

Preparación

1

El día anterior a preparar la mona de pascua, prepararemos el prefermento. En un bol mezclamos la harina, la levadura y el agua. Mezclamos bien y dejamos fermentar en la nevera toda la noche bien tapado. Al día siguiente lo sacamos 1 hora antes de comenzar a elaborar, para que pierda el frio.

2

Comenzamos a elaborar la masa, primero mezclamos todos los ingredientes líquidos (los huevos, el aceite y el agua de azahar).

3

Agregamos el prefermento,, la ralladura de naranja, el azúcar, la levadura y mezclamos todos los ingredientes.

4

añadimos la sal a la harina y poco a poco vamos añadiendo a nuestra masa hasta que tengamos todo bien integrado.

5

Ahora viene el trabajo duro, comenzamos a amasar ya que tenemos que desarrollar todo el gluten a la masa y conseguir que se quede elastica y lisa.

Nos ayudaremos poniendo un poco de harina sobre la encimera y amasaremos estirando bien la masa.

6

Cogemos un bol lo enbadurnamos con aceite todas las paredes y ponemos la masa dentro, bien tapada con un trapo o film.

Lo ideal es dejarlo en un sitio donde no haya corrientes de aire, como una alacena, el horno (apagado), el microhondas, hasta que nos duplique el volumen.

7

Una vez veamos que haya doblado su volumen, partimos en dos bolas la masa y volvemos a bolear.

8

Hacemos la forma de la mona de pascua que más nos guste y ponemos los huevos duros o huevos cocidos encima y volvemos a dejar levar hasta que doble el volumen.

9

Precalentamos el horno a 180º, batimos un huevo y con ayuda de un pincel, pintamos toda la mona de pascua, en un pequeño bol ponemos azucar y le echamos unas gotas de agua, con ese azucar mojado lo pondremos por encima de la mona de pascua.

Metemos la mona en el horno de 25 o 30 minutos a 180º sabremos que esta en el momento que este la parte superior doradita.

Espero que os guste ¡¡¡

Y si queréis ver mas recetas de Postres de semana Santa pincha Aquí.

Madeleines de haba tonka

Elaboración: 10 min
Cocción: 12 min
Listo en: 1h 22 min

La magdalena tiene una historia discutida. La más difundida cuenta que una joven chica, de nombre Madeleine Paulmier, sirvienta de la Marquesa Perrotin de Baumont inventó en 1755 esta receta para el rey Stanislas, que pasaba su tiempo en Commercy (Lorraine) donde cazaba y recibía comensales. Otras personas argumentan que una chica, llamada Madeleine ofreció a los peregrinos una magdalena que ella cocinaba en la concha de una vieira. Desde este tiempo, la magdalena es parte de la gastronomía francesa y se encuentra también en el idioma francés: decir que un plato es nuestra “`Petite Madeleine” significa que el plato nos recuerda nuestra infancia!

Ingredientes

  • 70 gr de mantequilla
  • 95 gr de harina
  • 65 gr de azúcar
  • Ralladura de haba tonka
  • ½ chta de levadura polvo (royal)
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos
  • 30 ml de miel

Preparación

1

Tamizamos juntos la harina y la levadura y agregamos la ralladura del haba tonka. Luego añade la pizca de sal y vuelve a mezclar, reservamos.

2

A parte en un recipiente batimos los huevos y el azúcar. Hasta que hayan clareado.

Añadimos la miel y seguimos batiendo hasta que esté bien integrados los ingredientes.

Una vez bien mezclado añadimos los ingredientes secos que habíamos reservado, ayudándonos de una lengua o una cuchara de madera.

3

Añadimos la mantequilla en pomada, para que sea más fácil mezclar todo y removemos hasta que obtengamos una mezcla homogénea.

Ahora dejaremos reposar la masa en la nevera tapada con film, durante por lo menos una hora.

4

Precalentamos el horno a 200ºC

5

Rellenamos los moldes que vayamos a usar engrasados previamente con mantequilla o spray, lo que uséis.

Rellenaremos un poco más de ¾ del molde y metemos al horno durante 12 minutos aproximadamente, o hasta que veamos que están doradas.

Sacamos y dejamos enfriar antes de consumir, y a disfrutar¡¡¡¡

Como veis es una receta fácil, sencilla y para toda la familia.

Si quieres ves mas recetas de Meriendas, Aquí te dejo el enlace .

Proia de Pontedeume

Elaboración: 10 min
Cocción: 30 min
Listo en: 1h 40 min

Dulce típico de la localidad de Pontedeume (A Coruña).

Ingredientes

  • 1/2 Kg Harina
  • 250 gr azúcar
  • 150 gr manteca de vaca cocida
  • 1 huevo
  • 95 ml de anis
  • 15 gr de levadura fresca
  • 300 ml agua tibia
  • 1 chta de sal
  • Canela al gusto

Preparación

1

En un bol deshacemos la levadura en agua tibia.

2

Agregamos la harina y sal amasando hasta conseguir una masa de pan, boleamos y cubrimos con un trapo, que dejaremos reposar 1 hora a temperatura ambiente y tapada, intentaremos que este fuera de corrientes de aire.

Podemos ponerlo dentro del horno apagado.

3

Una vez fermentada, le añadimos la mitad del azúcar y la mitad de la manteca que habremos derretido antes.

También añadiremos el huevo que habremos batido y el anís, mezclamos todo bien.

4

En una bandeja de horno con papel vegetal, echaremos toda la masa.

5

El azúcar que nos quedaba lo espolvoreamos por toda la superficie.

Hacemos lo mismo con la manteca restante que pondremos en tacos pequeños esparcidos por toda la superficie.

6

Horneamos a 200ºC durante 30 minutos aproximadamente, según el horno que tengamos.

7

Una vez horneada y en caliente, echamos el anís por toda la superficie y espolvoreamos la canela.

Si quieres ves mas recetas de Meriendas, Aquí te dejo el enlace .

Cookies con chocolate

Elaboración: 10 min
Cocción: 30 min
Listo en: 40 min

Hay días que te apetece hacer algo rápido y que no ensucie mucho. Si encima tienes peques en casa, también te sirve para tenerlo entretenidos durante un buen rato. Sin contar el olor que te queda en toda la casa. Pues para esos días os dejo esta receta de Cookies con chocolate, a mi me fascina y no duran nada.

La primera vez que las hice, me preocupe en ver como conservarlas para que aguanten más tiempo, poder comerlas los siguientes días, pero había un problema… No llegan ¡¡¡ en el momento que enfrían, ya empiezas a comer y no puedes parar. Con esta receta salen sobre 20 unidades de un tamaño normal.

Ingredientes

  • 125 gr de mantequilla
  • 80 gr. azúcar
  • 70 gr azúcar moreno
  • 1 huevo
  • Gotas esencia vainilla
  • 150 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • 8 gr. levadura (royal)
  • 125 gr de pepitas de chocolate

Preparación

1

Ponemos la mantequilla en punto pomada, para que sea más fácil mezclarla, añadimos los dos azúcares y lo mezclamos todo muy bien.

2

Incorporamos las gotas de esencia de vainilla y el huevo, seguimos mezclando hasta que este todo muy bien integrado.

3

Mezclamos la harina, con la levadura y con la sal, y la vamos incorporando en varias tandas a la masa anterior, mezclando bien para que quede bien integrada.

4

Ahora (si lo habéis echo a maquina) sacamos la maza sobre una encimera hacemos un cuadrado extendiendo la masa y agregamos las pepitas por toda la superficie, plegamos la masa como si fuera un libro, y la extendemos otra vez (yo me e ayudado de un rodillo.

5

Ahora solo nos falta hacer bolas, con ayuda de una cuchara, o bien pequeña o grande, dependiendo del tamaño del que queramos las cookies.

las ponemos sobre un papel de horno, y las aplastamos con los dedos, dando esa forma plana con la forma de los dedos encima.

Hay que tener mucho CUIDADO de no pegarlas mucho, ya que una vez en el horno, se expanden y se nos pegarían.

Precalentamos a 200ºC y horneamos durante 15 min. ya sabéis que dependerá del horno, solo tenéis que estar pendiente a partir del minuto 12, cuando empiecen a dorar por arriba, las sacamos, las dejamos enfriar, y a zamparrrrrr.

Si quieres ves mas recetas de Meriendas, Aquí te dejo el enlace .

Leche frita típica de semana santa

Elaboración: 30 min
Cocción: 5 min
Listo en: 35 min

Empieza la semana santa y por eso vamos a preparar, leche frita, que es uno de los grandes dulces populares de la cocina española, porque se ha mantenido el mejor de los mejores durante varios siglos; y aunque estamos en Cuaresma ¡Carpe diem! y a disfrutar de esta maravillosa leche frita. El origen de la leche frita es incierto, aunque la mayor parte de las historias le dan su origen se sitúa en el norte de España.

Ahora bien, dentro de la península varias regiones reivindican su origen, aunque Palencia se ha erigido en su cuna y ha revindicado la exportación de esta receta al resto de España, En San Sebastián no están muy de acuerdo con su lugar de nacimiento.

Lo que sí diferencia una región de otra es la época del año en que se come: En Galicia se festeja sus Carnavales (o Entroido) comiendo leche frita, junto con las filloas y las orejas; mientras que en la Castilla la disfrutan durante la Semana Santa.

Su elaboración es aparentemente sencilla en relación con cualquier otro postre, pero el resultado no es el mismo según la región.

Podemos ver verdaderas herejías en torno a este postre: Con la bechamel se asemeja a un engrudo por la falta de una cocción adecuada, su aspecto es desvalido y triste, su textura parece un ladrillo, y la grasa que chorrea por una mala fritura, se hace poco apetitosa; y todo esto sin probarla.

¡¡¡

Ingredientes

  • 1 L leche entera
  • 6 ch soperas de maizena
  • 6 ch soperas de azúcar
  • 100 gr de harina
  • 100 gr de azúcar para rebozar
  • 1 huevo
  • Aceite de girasol
  • 1 chta de canela

Preparación

1

Poner la leche en una olla a fuego lento

2

Añadir la maizena y el azúcar

Remover bien hasta que espese sin dejar que hierva

Batir si es necesario para que no queden grumos

3

Colocar en un molde rectangular de manera que se llene 3-5 cm.

Meter en la nevera para que se enfríe y endurezca la leche frita

4

Sacar de la nevera y cortar en cuadrados de 5*5 cm aproximadamente

Rebozar en harina y luego en huevo

5

Freir en aceite de girasol por ambos lados

Escurrir el aceite con papel absorbente

6

Rebozar en azúcar mezclado con canela

Servir templado o frío

Si quieres ver mas postres de Semana Santa puedes entrar Aquí.

Tarta de limón – Tarte au citron meringuée

Elaboración: 40 min
Cocción: 10 min
Listo en: 50 min

Tarta de limón – Tarte au citron meringuée

El limón es originario de China, pero fueron los árabes los que lo introdujeron en la cultura Mediterránea en el siglo X. En Francia, la primera plantación de limoneros se remonta al siglo XIII en un pueblo llamado Mentón.

Hoy, esta ciudad del sudeste de Francia, que goza de un microclima idóneo para los limoneros, sigue siendo una referencia por sus excelentes limones dulces y suaves.

Aunque siempre se dice que el lemon pie, tiene su origen en america, la tarta de limón es, por los motivos históricos, claramente de origen mediterráneo.

Ingredientes

BASE

  • 250 g de harina
  • 125 g de mantequilla blanda
  • 100 g de azúcar blanca
  • 3 g de sal
  • 1 huevo grande

CREMA DE LIMÓN

  • 2 limones grandes
  • 2 huevos enteros
  • 3 yemas de huevo
  • 70 g de azúcar
  • 70 g de mantequilla

MERENGUE

  • 3 claras de huevo (sobrantes de la crema de limón)
  • 40 g (o 40 cl) de agua
  • 150 g de azúcar

Preparación

1

Encima de la mesa de trabajo, colocar la harina y separarla hacia los lados dejando un hueco en el medio. Colocar en el centro la mantequilla blanda cortada en trocitos y mezclar entre los dedos para obtener un polvo fino parecido a la arena. Añadir el azúcar y la sal y mezclar suavemente. Batir ligeramente el huevo y añadirlo. Trabajar rápidamente esta masa con la palma de las manos para amalgamar todos los ingredientes. Darle la forma de una torta espesa, envolverla en papel film y dejarla reposar media hora en la nevera.

2

Mientras tanto, preparar la crema.

Lavar bien los limones. Mezclar en una cacerola el azúcar, los dos huevos enteros, las tres yemas, así como el zumo y la ralladura de los dos limones. Calentar esta mezcla a fuego medio-bajo sin dejar de remover con una varilla hasta que espese. Cuando rompa a hervir, incorporar la mantequilla de golpe y mezclar rápidamente durante 30 segundos. Apagar el fuego y verter la crema en un bol. Colocar encima de la superficie de la crema un papel film para que no forme costra. Dejar que se enfríe.

3

Precalentar el horno a 170 grados. Sacar la masa de la nevera y dejarla reposar unos minutos para poder estirarla. Untar ligeramente los moldes con mantequilla.

Colocar la masa en una superficie ligeramente enharinada y estirarla con el rodillo hasta obtener un grosor de 4 mm. Colocarla en los moldes igualando la superficie y los bordes con los dedos. Pincharla varias veces con un tenedor. Cubrirla con papel de cocina y colocar encima un peso (por ejemplo, garbanzos ú otras legumbres) para que la masa no suba y se haga uniformemente.

Hornear de 25 a 30 minutos o hasta que la base esté hecha y quede dorada.

Pasado este tiempo, desmoldar la base y colocarla en una rejilla para que se enfríe.

4
Preparar el merengue.

Montar las claras a punto de nieve. Mientras tanto, preparar un sirope llevando a ebullición el agua y el azúcar sin que esta mezcla tome color (el azúcar tiene que estar disuelto y el sirope un poco espeso). Verter poco a poco el sirope caliente sobre las claras sin dejar de batir. Cuando todo el sirope se haya incorporado, seguir batiendo a máxima velocidad durante cinco minutos. El merengue tiene que quedar muy denso y brillante.

5
Montar la tarta.

Extender la crema sobre la base alisándola con una espátula plana o con una cuchara. Cubrir la tarta con merengue usando una manga pastelera para dar al merengue la forma deseada. Quemar la superficie del merengue con un soplete.

6
Versión clásica

Seguir todos los pasos, excepto la preparación del merengue. En su lugar, cortar rodajas de limón muy finas y dejarlas hervir a fuego medio en un sirope de agua y azúcar (misma proporción) hasta que se confiten y el sirope reduzca y espese (unos 15 minutos). Sacar las rodajas de limón y dejarlas enfriar. Colocarlas encima de la tarta y embadurnarlas de sirope para darles brillo y sabor.

7
Versión mousse

Seguir todos los pasos pero en vez de colocar la crema y el merengue encima de la tarta, mezclar suavemente dos partes de merengue con una parte de crema de limón hasta conseguir la textura de una mousse. Extender esta mousse encima de la base intentando igualar la superficie. Espolvorear de azúcar blanca la superficie y quemarla con un soplete como si te tratara de una crema catalana. Dejar enfriar en la nevera un par de horas antes de consumir.

8

Si eres celíaco, esto te interesa.

La dificultad de esta tarta radica en lograr el equilibrio entre el dulzor y la acidez. Por eso es importante respetar las proporciones de azúcar de la base y de la crema, y utilizar dos limones grandes para obtener unos 150 cl de zumo.

Al rallar el limón, tened cuidado de no llegar a la parte blanca de la cáscara, que da mucho amargor. Os aconsejo utilizar limones sin tratar (o ecológicos) y lavarlos bien con un cepillo antes de usar la ralladura, ya que en general los cítricos suelen llevar muchos pesticidas y suciedad.

La masa tiene que estar fría antes de hornearla. Por eso os aconsejo que coloquéis la base estirada en el molde unos 10 minutos en la nevera antes de hornearla.

Si tenéis un termómetro de cocina, la temperatura del sirope que hay que incorporar a las claras montadas no debe superar los 120 grados centígrados.

Para una tarta más ligera, podéis sustituir el sirope del merengue por dos cucharadas de sirope de agave o de cualquier endulzante natural. De todos modos, aunque os parezca que la proporción de azúcar sea bastante elevada, no se cubre la tarta con todo el merengue y os sobrará.

Si no tenéis manga pastelera, podéis utilizar una cuchara para cubrir la tarta de merengue, aunque en Internet existen muchos vídeos que os enseñan cómo fabricar rápidamente vuestras propias mangas con papel de horno o bolsas de congelación.

Si no tenéis soplete, podéis usar la función grill del horno y hornear la tarta un par minutos o hasta que el merengue esté dorado. En cualquier caso, no apartéis nunca la vista del horno y no dejéis la tarta mucho tiempo en el grill para evitar que baje el merengue.

Si quieres ves mas recetas de Meriendas, Aquí te dejo el enlace .

Bizcocho red velvet o de terciopelo rojo

Elaboración: 20 min
Cocción: 40 min
Listo en: 1 h

Podemos decir que es la reina del Día de San Valentín, está en todas las mesas de las casas y las tiendas de dulces, el “Bizcocho red velvet o de terciopelo rojo” es la reina de los dulces americanos. Y al igual que la mayoría de los postres estadounidenses, es difícil, encontrar sus orígenes.

Su atractivo, por otro lado, es innegable. Todo el mundo quiere hacer la mejor “Red Velvet” del mundo.

Por eso, vamos a hacer la versión más jugosa y rica de las tartas rojas del sur de américa, empleamos nuestra fórmula probada para un pastel de capas perfecto, lo teñimos de rojo y lo cubrimos con glaseado de queso crema fresco y picante. Eso es todo, y ahí lo tenemos: la mejor receta de “Red Velvet” que hemos probado.

Pero vamos a ver. Si la “Red Velvet” es solo un pastel de chocolate con colorante rojo, ¿cuál es el problema? ¿Por qué se ha convertido en una cuestión de obsesión mundial, inspirando extraños engendros de Starbucks y también cosas que ni siquiera puedes comer, como el jabón, el aceite de fragancias y los pintalabios? La respuesta parece residir en un fenómeno que lo va a explicar a la perfección «Comemos con los ojos». La personalidad de la cultura pop británica Stefan Gates ha intentado poner a prueba este fenómeno, alimentando a los estudiantes con guisantes, algunos teñidos con colorante para iluminarlos, algunos de Los jóvenes investigadores informaron que los guisantes teñidos eran más frescos y sabrosos. Gates realizó otro experimento en el que ofreció vino blanco, que había sido teñido de rojo. A pesar de sus paladares perfectos, los expertos creían que realmente estaban bebiendo vino tinto, y cuando se reveló la verdad, señalaron que primero fueron entrenados para probar con la vista.

Lo cual es presumiblemente lo que está sucediendo cuando buscamos en una rebanada de tarta de “Red Velvet”, a pesar de saber que es solo pastel de chocolate, y experimentamos un sabor «rojo» distinto, un sabor que amamos. ¿Y sabes qué? No hay nada de malo en eso. Si un poco de colorante ayuda a vender más pasteles PERFECTO¡¡¡

Ingredientes

  • 236 ml de leche entera
  • 14ml de vinagre
  • 170 g de mantequilla
  • 300g de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 chta de extracto de vainilla
  • 218 g de harina
  • 16 g de polvo de hornear
  • 14 g de cacao en polvo
  • colorante rojo

PARA EL GLASEADO

  • 453 g de queso crema
  • 226 g de mantequilla
  • 500 g de azúcar glass
  • 30 ml de Nata
  • 1 chta de extracto de vainilla

Preparación

1

Mezclamos la leche y el vinagre y lo reservar de 5 a 7 minutos para agriar la leche.

2

Mezclamos el azúcar y la mantequilla en pomada, en un recipiente y mezclamos con la batidora o a mano, los dos ingredientes hasta que tengamos un resultado suave.

3

Agregamos los huevos y la vainilla y seguimos batiendo la mezcla por unos minutos más. Echamos la leche agria y mezclamos de nuevo.

4

Mezclamos la harina, el polvo de hornear y el cacao en polvo en un tazón grande. Lo tamizamos, para que no se nos queden grumos, agregamos la harina en la masa anterior, en varias tandas, batiendo después de cada una. Tendremos cuidado de no mezclar demasiado la mezcla; mezclaremos solo hasta que este todo bien integrado. Agregamos el colorante rojo. La cantidad que necesitaremos dependerá del tipo de colorante de alimentos que usemos. El color del alimento en gel tiende a ser más concentrado.

5

En moldes que habremos forrado con papel de horno, vertemos la mezcla, no mas de las 3/4 partes del molde, normalmente serán 3 moldes.

6

Con el horno precalentado a 175ºC, hornearemos entre 40 y 45 minutos, lo tendremos claro, cuando metamos un palo o puntilla, y nos salga limpio y seco.

Desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

PREPARAMOS EL GLASEADO

7

Colocamos el queso crema y la mantequilla en pomada en la batidora, batimos a alta velocidad durante 5 a 7 minutos, raspando los lados del vaso de la batidora con frecuencia, hasta que la mezcla sea esponjosa.

8

Agregamos la nata y el extracto de vainilla. Comenzamos a agregar el azúcar glass, en varias veces.

Batimos el glaseado durante unos 5 minutos, hasta que veamos que esta ligero y aireado.

MONTAJE DE LA RED VELVET

9

Usaremos un cuchillo de sierra para nivelar la parte superior de cada capa.

Extenderemos una cantidad muy generosa de glaseado entre cada capa y en la parte superior.

Adorne la parte superior con migas de pastel o fresas.

Mantendremos la tarta cubierta y refrigerada.

Retiraremos del refrigerador 1/2  hora antes de servir.

 

Si quieres ver mas recetas de bizcochos, puedes verlas Aquí

Doowaps Bollitos con pepitas de chocolate caseros

Elaboración: 2 horas
Cocción: 10 min
Listo en: 2 horas  10 min

Quien no a comprado Doowaps, para que merienden los niños y se a comido uno en cuanto lo a abierto, al ver esas pepitas que parecen que te están llamando, pues esta receta de Doowaps Bollitos de pan con chocolate caseros no te va a dejar indiferente ¡¡¡

Yo soy una de esas personas, y como tenia que ser … Aquí esta la super – mega – receta, para que no te falten en tu cocina.

Ingredientes

  • 110 gr de leche entera
  • 10 gr de levadura fresca
  • 30 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo (yema)
  • 250 gr de harina de fuerza
  • 40 gr de azúcar
  • 50 gr de pepitas de chocolate
  • sal

Preparación

1

Mezclamos la levadura en la leche del tiempo, es importante que no este caliente, para que no se muera la levadura.

2

Agregamos el resto de ingredientes menos las pepitas que las agregaremos mas tarde y mezclamos bien. Ahora vamos a dejar reposar en un bol con las paredes y el fondo ligeramente aceitado (podemos ayudarnos de un pincel o de un poco de papel).

3

Una vez que haya doblado el volumen, dividimos en tantos bollos como queramos, ya dependerá del tamaño que nos guste.

Boleamos los bollos con la mitad de las pepitas que tenemos para la receta entera las vamos a dividir ahora para cada bollo, el resto nos quedara para la parte de afuera de los bollos.

Colocamos los bollitos sobre la bandeja del horno con un papel de horno puesto y dejamos que reposen los bollos y suban (leude) tapados con un trapo limpio.

4

Cuando hayan duplicado su volumen, los pintamos con huevo y les ponemos la otra mitad de pepitas que habíamos guardado, distribuyendolas por todos los bollos.

5

Con el horno caliente a 180ºC metemos los bollitos, en torno a los 10 minutos o veamos que estar con un tono doradito por fuera.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla, y a zamparrrrrr.

Si quieres ves mas recetas de Meriendas, Aquí te dejo el enlace.

Bizcocho de vainilla

Elaboración: 15 min
Cocción: 35 min
Listo en: 50 min

Un buzcocho clásico este Bizcocho de vainilla, pero muyyy rico.

Ingredientes

  • 250 gr harina
  • 180 gr azúcar
  • 200 gr mantequilla sin sal.
  • 3 Huevos
  • 12 gr Polvo hornear (royal)
  • 1 Yogurt
  • Pizca sal

Preparación

1

La mantequilla a temperatura ambiente, junto con el azúcar y la sal a la amasadora.

A los 4 min. empezamos a echar los huevos uno a uno, para que se integren mejor y no se nos corte la mezcla, y por ultimo echamos el yogurt.

2

Tamizamos la harina y el polvo de hornear.
Metemos en el molde engrasado antes con aceite o mantequilla para que no se pegue.

Igualamos la superficie, y horneamos a 180º durante 35-40 min.

Sacamos, reposamos 5 min. y pasamos a una rejilla, para evitar que coja humedad en la base.

Si quieres ver más recetas entra en mas recetas desde Aquí

Grisines integrales de semillas y romero

Elaboración: 15 min
Cocción: 35 min
Listo en: 50 min

Estos Grisines integrales de semillas y romero u Rosquilletas con semillas. Son básicas y fáciles de hacer. Ideales para un tentempié. Se mantienen crujientes largo tiempo.

Ingredientes

Para unas 60 uds:

  • 350 gr harina repostería
  • 140 ml agua
  • 90 ml aceite o.v.e.
  • 75 gr m.m.trigo integral
  • 20 gr levadura fresca
  • 5 gr sal
  • 2 gr azúcar
  • Mix de semillas (pipas girasol y calabaza, sésamo, amapola y lino)
  • Romero

Preparación

1

Mezclar todos los ingredientes y amasar hasta obtener una masa lisa.
Depositar en un bol y dejar fermentar hasta doblar volumen.

2

Precalentar horno a 150°.
Tomar porciones de masa de unos 6/7 gr y formar las rosquilletas.

3

Pintar con agua y colocar por encima las semillas, y espolvorear el romero
Hornear durante 35/40 minutos.

Si quieres ver mas recetas de pan, las puedes ver Aquí.

Crema de naranja

Elaboración: 1h 00 min
Cocción: 30 min
Listo en: 1 hr 30 min

La Crema de naranja es una crema muy suave y con ese toque cítrico, y dulce a la vez. Se puede tomar sola o bien acompañada con algún postre o plato, os dejo tambien el enlace a alguna receta de la web.

Ingredientes

  • Tulipas de galleta
  • 30 gr. de harina
  • 3 huevos
  • 125 gr. de azúcar
  • ½ l. de zumo de naranja
  • ½ naranja
  • canela en rama.

Preparación

1

En un bol mezclamos el zumo de naranja, con el azúcar, cuando este bien mezclado, añadimos la mantequilla que la habremos derretido ligeramente y los huevos, mezclamos con ayuda de  unas varillas.

2

Una vez que haya enfriado procederemos a rellenar las cestas.

Aquí tenéis la receta que yo uso.

 

3

Mientras se enfría la crema cogemos 2 plátanos, los cortamos a lo largo y luego en 4 trozos cada lado, los freímos en una sartén con un poquito de mantequilla hasta que comienzan a dorarse.

Colocamos el plátano sobre las cestas y si queremos lo metemos en la nevera un poco o lo podemos tomar del tiempo.

4

Es importante que la crema esté bien fría para rellenar las cestas en caso contrario podrían romper, y una vez rellenas no dejarlas mucho tiempo porque absorben el líquido de la crema y se ablandan, con lo cual se deberían rellenar al momento de servir.

Donuts caseros, receta fácil y rápida

Elaboración: 1h 00 min
Cocción: 30 min
Listo en: 1 hr 30 min

Que te gustan los Donuts caseros y los quieres comer echos en tu casa ? hoy lo tienes muy fácil, esta receta de Donuts caseros es estupenda, para dejarlos con glasa blanca, o con chocolate tu eliges ¡¡¡

Ingredientes

  • Para la masa:

  • 500 gr. harina de fuerza (se vende en Mercadona)
  • 200 ml. de agua tibia
  • Un chorrito de leche (30 ml)
  • 1 huevo
  • 25 gr. de levadura prensada (en cualquier supermercado, en la nevera cerca de las pizzas o masas)
  • 50 gr. mantequilla
  • 80 gr. de azúcar
  • 10 gr. de sal
  • Ralladura de un limón (sólo la parte amarilla)
  • Para freír:

  • Aceite de girasol para freír
  • Para la glasa:

  • 200 gr. de azúcar glas aprox.
  • 50 ml de agua aprox.
  • Para cobertura de chocolate:
  • Para el chocolate:
  • Media tableta de chocolate para postres o cobertura
  • 50 ml de nata o crema (opcional)

Preparación

1

Comenzamos la preparación de nuestros Donuts caseros

Mezclamos la harina, azúcar y sal. En un vaso mezclamos el agua templada con la leche y diluye la levadura prensada.

Añadimos al bol de la harina el vaso de agua con la levadura diluida, la ralladura de limón, el huevo y la mantequilla en pomada.

La textura que consigamos debe ser firme y elástíca, y un poco esponjosa.

Mezclamos bien y amasar hasta que sea una masa suave y elástica.

Si tenéis Thermomix, el trabajo lo hace ella, 3 minutos vel. Espiga.

Ponemos la masa en un bol y dejamos fermentar una hora en un lugar templado.

2

Cuando haya duplicado su tamaño, estiramos la masa con la ayuda de un rodillo hasta que tenga un 1 centímetro de grosor.

Cortamos la forma de los donuts con la ayuda de un molde. Si no tenemos, se puede usar dos vasos de distinto tamaño, el pequeño para el centro y el grande para el contorno.

Una vez cortado nuestro Donut casero, vuelve a dejarlos fermentar unos 45 minutos a la misma temperatura. Veremos como duplicarán su tamaño.

3

Freimos en abundante aceite, a temperatura media. Si podemos usar mejor una cacerola con suficiente profundidad, para que al echar los donuts en el aceite, estos no toquen el fondo y estén siempre flotando. Se van a freir muy rápido, casi vuelta y vuelta a temperatura media.

Escurrimos en una rejilla. Colocamos un par de recipientes debajo de la rejilla y papel absorbente debajo, y listo.

4

Para preparar la glasa:

Mezcla el azúcar con el agua, que quede una glasa espesa. Baña los Donuts caseros y deja secar, se formará una costra semitransperente y crujiente de azúcar.

5

Para el chocolate:

Trocea el chocolate, añade la nata y funde en dos golpes de 30 segundos en el microondas.

Mezclando cada 30 segundos y luego seguir mezclando en su propio calor hasta que funda, y ya lo tendríamos listo