Saltar al contenido
Cocina y aroma

Mona de Pascua tradicional

Mona de Pascua

HISTORIA Y ORIGEN DE LA MONA DE PASCUA

Se cree que el origen del nombre de la mona de Pascua, proviene del término árabe ‘munna’, que significa “provisión de la boca”, regalo que hacían los moriscos a sus señores. Sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento.

Es un bollo hecho de harina, huevo, azúcar y sal. Su elaboración requiere que seamos pacientes. Es similar a la masa del roscón de reyes. Simboliza que la cuaresma y con ella sus abstinencias se han acabado.

Se dice que el pueblo con más fama en la fabricación de monas de Pascua se llama Alberique, en la provincia de Valencia. En los pueblos cercanos a la zona se consumen durante todo el año con el nombre de ‘pan quemado’ o ‘toña’. En muchas ocasiones son figuras de serpientes, lagartijas, o la típica mona redonda. La mona tradicional, mantiene los huevos cocidos que en algunos lugares suelen ir pintados de colores, con plumas o incluso con pollitos. En Menorca suelen ir cubiertos de merengue.

Como costumbre se consume durante la hora de la merienda, siendo un gesto típico cascar el huevo en la frente de otra persona, acompañada de la también típica longaniza de Pascua.

“Sabías que… en la mitología egipcia, el huevo simboliza la importancia del Ave Fénix que se quemó en su nido y más tarde volvió a renacer. O en los mitos hindúes se sostiene que el mundo se originó de un huevo.”

La mona de Pascua es típica de las regiones aragonesa, valenciana, catalana, castellano – manchega y de ciertas zonas de la región de Murcia. Aunque se podría decir que es una costumbre que está extendida por todo el mundo. Se dice que pudo nacer en Rusia, allí los monjes ortodoxos mantienen la tradición judía de celebrar la Pascua la primera noche, del primer viernes después de la primera luna de primavera.

Ya a principios del siglo XIX, en Europa, italianos, franceses y alemanes ya empezaron a elaborar huevos a base de chocolate con regalos en su interior como los actuales huevos Kinder.

La novedad se popularizó entre los cristianos rusos y, así, el huevo de Pascua entró a formar parte de una de las costumbres más curiosas de la Semana Santa.

Pero es en España donde se podría decir que más ha arraigado la costumbre. Elaboradas por auténticos maestros pasteleros, que utilizando su imaginación dan vida a creativas y divertidas figuras de chocolate. Hasta el punto de que mayores y pequeños quedamos perplejos al ver esculturas de chocolate tan espectaculares.

Es tradición que o bien los padrinos, o los abuelos, sean los que regalen la Mona a su ahijado/a el Domingo de Pascua después de la misa. Poniendo en ella el mismo número de huevos que años tenga el niño. Realizándose de esa manera hasta su primera comunión o cumplidos los doce años de edad.

Reunirse con la familia o amigos y comer juntos es algo típico. El Lunes Santo para muchos ha terminado siendo el día de la Mona de Pascua.

La mona de pascua es un postre tradicional de semana santa muy apreciado en nuestro país. Se trata de una especie de bizcocho donde se termina con un huevo por encima, luego contaremos el porqué se pone el huevo. Es muy típico de la comunidad valenciana y Murcia, pero actualmente lo tenemos por todo el país.

Este postre de semana santa recuerda mucho al roscón de reyes debido a a que lleva agua de azahar. El agua de azahar se produce destilando la flor de azahar del naranjo. Tiene una gran aroma y se usa en muchísimos postres como el roscón de reyes, la corona de la Almudena o el típico bollo suizo y cómo no, en esta receta de mona de pascua.

Esta receta le debemos de hacer con calma, porque lleva un prefermento y dos levados. Os aconsejo prepararla desde el viernes por la noche para poder hornearla el domingo y poder disfrutarla el domingo de pascua que es cuando se debe de comer (tradicionalmente).

El origen de la mona de pascua está en la gastronomía árabe. La mona de pascua significa mounna que es “provisión a la boca”, este postre lo ofrecían los musulmanes a sus invitados. Tradicionalmente en nuestro país el padrino regala a su ahijado la mona de pascua el domingo de pascua para tomar ese domingo y el lunes de pascua.

¿PORQUE LOS HUEVOS DE PASCUA EN LA MONA DE PASCUA?

Todos sabemos que en cuaresma no se puede comer carne, pues en la edad media tampoco se permitían comer lácteos y huevos, por ello los huevos se pintaban en las casas y cuando pasaba el domingo de pascua se comían, una tradición que seguimos teniendo en la actualidad.

En algunas regiones ya tenemos los huevos de chocolate tradicionales que los hacen de mil maneras en las pastelerías, así como figuras de chocolate de todo tipo.

Este postre es fácil de hacer pero al igual que el roscón, lleva mucho tiempo hacerlo porque tiene varios levados. Sí decides hacer la mona de pascua casera ponte manos a la obra porque tardarás un día y pico entre levado y levado.

DULCES DE SEMANA SANTA

La semana santa es una época muy buena para los amantes de la gastronomía y está repleta de recetas de semana santa. A parte de un clásico potaje de vigilia, tenemos un montón de recetas fáciles de postres de semana santa en esta época, muchas de ellas tradicionales y otras han ido evolucionando con nuevas técnicas. La que vemos es la mona tradicional de pascua.

Comenzamos con el más clásico, las torrijas. Un postre de aprovechamiento que se hace con pan duro y leche con canela, aunque tradicionalmente se empapaban en vino, de ahí la frase de “cogerse una torrija”.

Si entráis en esta pagina “Postres de semana santa” encontrareis postres típicos de estas fechas.

Pre-fermento: 12h : Elaboración: 30 min Cocción: 30 min Listo en: 13h

Ingredientes

(Para el Prefermento) Lo prepararemos el día anterior.

  • 100 gr harina de fuerza
  • 70 ml de agua
  • 15 gr de levadura fresca

(Para la masa)

  • 400 gr. de harina de fuerza
  • 12 gr. de levadura fresca
  • 3 huevos
  • 200 gr. de azúcar blanco
  • 70 gr. de aceite de oliva
  • 1 ralladura de naranja
  • 20 ml. de esencia de azahar
  • 4 gr. de sal

Preparación

1

El día anterior a preparar la mona de pascua, prepararemos el prefermento. En un bol mezclamos la harina, la levadura y el agua. Mezclamos bien y dejamos fermentar en la nevera toda la noche bien tapado. Al día siguiente lo sacamos 1 hora antes de comenzar a elaborar, para que pierda el frio.

2

Comenzamos a elaborar la masa, primero mezclamos todos los ingredientes líquidos (los huevos, el aceite y el agua de azahar).

3

Agregamos el prefermento,, la ralladura de naranja, el azúcar, la levadura y mezclamos todos los ingredientes.

4

añadimos la sal a la harina y poco a poco vamos añadiendo a nuestra masa hasta que tengamos todo bien integrado.

5

Ahora viene el trabajo duro, comenzamos a amasar ya que tenemos que desarrollar todo el gluten a la masa y conseguir que se quede elastica y lisa.

Nos ayudaremos poniendo un poco de harina sobre la encimera y amasaremos estirando bien la masa.

6

Cogemos un bol lo enbadurnamos con aceite todas las paredes y ponemos la masa dentro, bien tapada con un trapo o film.

Lo ideal es dejarlo en un sitio donde no haya corrientes de aire, como una alacena, el horno (apagado), el microhondas, hasta que nos duplique el volumen.

7

Una vez veamos que haya doblado su volumen, partimos en dos bolas la masa y volvemos a bolear.

8

Hacemos la forma de la mona de pascua que más nos guste y ponemos los huevos duros o huevos cocidos encima y volvemos a dejar levar hasta que doble el volumen.

9

Precalentamos el horno a 180º, batimos un huevo y con ayuda de un pincel, pintamos toda la mona de pascua, en un pequeño bol ponemos azucar y le echamos unas gotas de agua, con ese azucar mojado lo pondremos por encima de la mona de pascua.

Metemos la mona en el horno de 25 o 30 minutos a 180º sabremos que esta en el momento que este la parte superior doradita.

Espero que os guste ¡¡¡

Y si queréis ver mas recetas de Postres de semana Santa pincha Aquí.